El proyecto contempla la firma electrónica de todas las facturas, documentos contables y expedientes patrimoniales así como de su gestión, una iniciativa con la que se prevé reducir en más de un 25% el tiempo de tramitación y un ahorro de más de un millón de hojas de papel al año.

El ahorro económico y ecológico, el ahorro de costes, la mejora de la eficiencia, la integración con las aplicaciones de gestión interna, la optimización de la tesorería o la obtención de información en tiempo real son algunos de los beneficios que se conseguirán con este plan.

La Diputación de Alicante se convierte de esta manera en una administración pública pionera en la gestión electrónica de todo el ciclo de facturación y de los expedientes patrimoniales.